Fundición

La fundición consiste en generar un cambio de fase (o agregación de la materia) de sólido a líquido del metal sólido mediante un proceso térmico en un horno de crisol, reverbero o de inducción, para su posterior vaciado en una cavidad, comúnmente llamado molde, donde solidificará adquiriendo una geometría determinada.
En la fundición de aluminio se tienen que cuidar todos los aspectos involucrados en una buena práctica de fundición como: cobertura, limpieza, desgasificación, refinamiento de grano y modificación del eutéctico. Una de las ventajas más importantes de la fundición del aluminio, es que este metal no pierde sus propiedades cuando es refundido.
El empleo de una buena práctica de fundición es muy amplio e importante en la industria, ya que, si no se lleva a cabo una buena práctica de fundición, la calidad del aluminio será muy pobre o mala y, en consecuencia, las propiedades mecánicas de la pieza producida pueden ser muy bajas o no cumplir con los estándares requeridos.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.