Anodizado

El proceso de anodizado consiste en la formación de una capa estable de óxido de aluminio en la superficie del metal, por medio de un proceso electrolítico controlado. La corriente aplicada realiza la electrólisis del agua en sus gases elementales. El oxígeno, junto al polo positivo o ánodo, reacciona con el perfil, lámina o pieza de aluminio formando la “capa anódica o anodizado”, y el hidrógeno se desprende en el cátodo. Esta capa se crea a expensas del mismo metal, quedando protegido sin la intervención de otro elemento metálico externo.

La cantidad de óxido producido está sujeto a la ley de Faraday.

La capa de anodizado le aporta las siguientes propiedades al aluminio:

• Aumenta su durabilidad, Incrementa su dureza (resistencia a la abrasión)
• Aumenta la resistencia a la intemperie (corrosión del medio ambiente)
• Proporciona una base para la adherencia de la pintura,
• Le confiere propiedades dieléctricas (aislamiento eléctrico) y una apariencia estética al permitir acabados decorativos (es posible colorear posteriormente por diferentes métodos).

Gracias a las características anteriormente mencionadas el aluminio anodizado se utiliza cada vez más en diferentes aplicaciones:

• Arquitectónicas
• Automotriz
• Aeronáutica
• Iluminación
• Decoración
• Maquinaria
• Electrónica, entre otras.

Mostrando todos los resultados 7